Ir al contenido principal

Análisis Nike ZoomX Vaporfly Next% Gyakusou

 



Características:
Grosor suela: 40 milímetros 
Drop: 8 milímetros
Peso: 262 gramos
Adquirida el: 28 de septiembre de 2021
Primeras impresiones tras 148 kilómetros:
Gracias a la promoción del 50% de descuento en la edición especial Gyakusou, pude hacerme con mi primer par de Vaporfly, y si bien a su precio normal no creo que compre otro par, sin duda me haré con otro en caso de encontrar otra promoción similar.




Ya la caja se notaba premium y el diseño y la geometrías eran muy distintos a todo lo que había visto hasta el momento, son unas zapatillas que llaman la atención.

Con placa de carbono ya había calzado las Hoka Evo Carbon Rocket y las Skechers Elite Speed Hyper, pero la sensación al calzar las Vaporfly no tienen nada que ver.

Lo primero que me llamó la atención es que parecen hundirse levemente bajo tu pie y se hace raro andar con ellas.

Me parecieron un poco inestables en los primeros metros, pero te piden velocidad y cuanto más les aprietas, mejor se comportan y salvo en giros cerrados, donde no son demasiado fiables para lo que estoy acostumbrado, destacan en todos los aspectos.

Son las zapatillas más pesadas que tengo por el momento, 262 gramos en talla 45.5 (quizás la 45 hubiese ido bien, pero no me la quería jugar), pero sin embargo son aquellas con las que más cómodo corro a ritmos altos.

De hecho, en mi primera carrera con ellas, en  la pasada carrera de la feria de Nerja, mejoré mis mejores marcas tanto en 5 como en 10 kilómetros y aunque es verdad que hay mucho trabajo detrás y las zapatillas no son mágicas, si que siento que me ayudaron a lograr esos tiempos.

En este momento llevo 148 kilómetros con ellas y para mi alivio, a diferencia de las Vaporfly 4%, que parecían desintegrarse con el paso de los kilómetros, en este modelo el desgaste es apenas perceptible por el momento.

Si llegasen en condiciones adecuadas a los 1.000 kilómetros podría certificar que se trata de una compra recomendable, ya que solo las estoy usando para los entrenamientos de series y competiciones, por el momento, han sido una muy grata sorpresa.

De hecho me planteo incluso a ahorrar para probar en el futuro las Alphafly, considerada por muchos como el santo grial de las superzapatillas, algo que antes de calzarme las Vaporfly nunca hubiese pensado.

Pero todo a su tiempo, de momento este par tiene aun mucho que darme...






Estas son mis impresiones por el momento:

Lo peor:

-Sin duda alguna el elevado precio, prohibitivo para muchos corredores, aunque estando atento a las ofertas merecen mucho la pena.

-La malla superior se ve muy endeble, creo que el tejido de las Next% 2 es más transpirable y resistente, aunque no lo he probado aun.

-Inestable en giros cerrados (y eso que dicen que es más estable que las Alpha...).

Lo mejor:

-La sensación de palanca al levantar la zancada es realmente perceptible, notas el impulso.

-Suela muy cómoda, tras tiradas a ritmo de competición no siento las piernas tan cansadas como con los otros modelos con placa de carbono que he probado.

-Aunque son pesadas, te invitan a correr rápido y cuando más aprietas más reactivas se vuelven.

Espero seguir haciendoles kilómetros y poder traeros pronto un análisis con mayor detalle ;) 

ACTUALIZADO EL 27/01/2022 TRAS 625 KILÓMETROS
Este par ha acaparado el 90% de mis entrenamientos de calidad desde que me hice con ellas y el 100% de mis competiciones desde entonces.

Las he usado desde 5 km hasta 12 horas (me retiré a las 9) y es en esta última prueba la única en la que no repetiría a día de hoy con el mismo calzado.

El motivo es que la malla superior es rígida y al ser la talla más grande que mi número real, se creaba un pliegue al andar en la zona de los metatarsos, que con el paso de las horas (y por andar más que correr) me hizo dos buenas rozaduras.

Ese es uno de los puntos de mejora que le veo al calzado, la malla, que ya en la Vaporfly next% 2 se ha sustituido por Atomknit, los cordones, que de igual manera han mejorado en la versión superior, y la ausencia de tirador en el talón para ayudar a calzarse, algo que sigue pendiente.

Tras superar los 600 kilómetros, a un ritmo medio habitual más cercano a 3:30 que a 4 min/km, lucen así:




El desgaste comienza a ser evidente en la suela, sobre todo en la zona inferior y la mayoría es de las 12 horas de Can Dragó precisamente, de no haberlas usado en esa prueba no sería tan evidente.

De todos modos no planteo dejar de usarlas en el futuro próximo, espero que me acompañen muchos meses más como zapatilla para los entrenamientos de calidad y la competición.

Pasemos a una valoración más específica:

Precio: Me costaron 150 euros en la web de Nike, con la promoción de esta versión; de haber sabido lo buenas que eran hubiese comprado dos pares.

Agarre en montaña: No las he usado fuera del asfalto, se supone que son aptas para correr por carriles, pero no tengo referencia.

Agarre asfalto: Impecable, cuesta girar bruscamente a gran velocidad pero aun en esa situación agarra.

Agarre en mojado: Muy bueno, sobre todo en asfalto mojado, en superficies lisas podría ser mejor.

Desgaste: Es perceptible ya, pero creo que pasarán los 1.000 kilómetros sin mucha dificultad.

Impermeabilidad:
 Bastante buena, la membrana ayuda bastante cuando corres con lluvia.

Transpirabilidad: Podría ser mejor, algo que seguro que el modelo con Atomknit soluciona.

Flexibilidad: No es una zapatilla flexible, siendo la culpable la placa de carbono.

Protección: Excelsa, es como correr sobre una nube.

Amortiguación: Excesiva para mi gusto, pero se agradece en las tiradas de más de 30 kilómetros, ya que ayuda a que la musculatura aguante bien.

Valoración personal: 9,5/10

La recomiendo para: Corredores que busquen mejorar sus marcas en asfalto y se lo puedan permitir, correr con estas zapatillas es toda una experiencia.
No la recomiendo para: Corredores que no busquen arañar segundos al crono, ya que en esos casos es solo un capricho y no precisamente barato.
 
ACTUALIZADO EL 10/08/2022 TRAS 1288 KILÓMETROS
Finalmente he superado los 1.000 kilómetros con mi primer par de Vaporfly, que en 11 meses han sido mi zapatilla por defectos para competiciones y entrenamientos de calidad, sean series, intervalos o fartleks.

Poco a poco las fui sustituyendo por las Vaporfly Next%2 para competir y ya en este último par de meses, las fui alternando también en los entrenos con las Next%2 y un par de Next normales que pillé en oferta en mayo.

El motivo es la pérdida de reactividad, al principio nada más calzarte estos zapatillas notas que te hundes un poco, algo que ya en las Next%2 con 323 kilómetros ya no es perceptible, pero en la Next que tengo con 85 es todavía muy perceptible.

Pero no es por ese motivo, es que esa pérdida de reactividad de la espuma lleva asociada que pierdan rebote, capacidad de amortiguación y ya en última instancia, impulso.

Durante los 1.000 primeros kilómetros era algo ya notorio, pero seguían aguantando muy bien la musculatura, el problema ha venido en los últimos 100, ya que he acabado en varias sesiones de calidad con molestias en la zona izquierda de la rodilla izquierda, mientras que con las otras dos iteraciones de las Vaporfly eso no me pasa.

Creo que las puedo dar por más que amortizadas y aunque las Next normales me gustan más por el upper y las Next 2 más aun por el mismo motivo, son una zapatilla de 9,5.

Os muestro en imágenes como están a día de hoy:





Sin duda alguna son un arma espectacular para batir marcas personales en cualquier distancia sobre asfalto, a su precio habitual son prohibitivas pero en Telegram hay muchos canales de chollos de deporte donde cada tres o cuatro meses hay descuentos de hasta el 60% por lo que si sois pacientes las podeis encontrar a muy buen precio.

Suelen ser pocas unidades o tallas sueltas así que si estáis interesados tenéis que correr casi más que en una carrera para haceros con ellas, pero de verdad merecen la pena ;)
 

Comentarios

  1. La verdad es que un artículo bastante completo. Muchas gracias por la información, ha sido de gran ayuda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario