Ir al contenido principal

Análisis Hoka One One EVO Carbon Rocket


Características:
Grosor suela: 28 milímetros 
Drop: 1 milímetros
Peso: 249 gramos
Adquirida el: 4 de marzo de 2021
Primeras impresiones tras 154 kilómetros:
Llevaba tiempo ya con ganas de probar unas zapatillas con placa de carbono.

Hasta el momento nunca he calzado unas zapatillas Nike y entre las opiniones negativas de algunos compañeros de las Vaporfly y el prohibitivo precio, pese a ser los precursores de las placas, no sopesé probar uno de sus modelos.

Adidas ha sido siempre mi marca de zapatillas predilecta, por lo que mi idea era probar sus modelos, pero tampoco recibí buen feedback de las Adizero Pro y cuando al fin me decidí por las Adizero Adios Pro ya no quedaban unidades.

Me apunté al sorteo para poderlas comprar el mes pasado (había que pagar los 200 euros correspondientes si eras afortunado), pero no resulté agraciado.

Seguí en vivo el evento "Project Carbon X 2" de Hoka One One y me llamó la atención una marca de la que llevo años oyendo decir maravillas a ultrafondistas veteranos.

Decidí matar dos pájaros de un tiro y probar mi primer modelo de la casa francesa y la primera zapatilla con placa de carbono y la sorpresa en cuando a stock y modelos fue muy agradable.

Si Nike y Adidas apenas tienen stock y los precios son desorbitados, Hoka no solo tenía existencias de todos los modelos, sino varias opciones además para elegir.

Por supuesto no necesitaba el último modelo y leyendo críticas, la apuesta inicial por la placa de carbono de los galos había cosechado muy buenas críticas e imaginaba que ya no sería tan prohibitiva.

La vi en una web francesa por poco más de 100 euros con gastos de envío incluidos, así que, un poco escéptico, decidí probar, eso sí, pagando por Paypal, para evitar sorpresas desagradables.

Varios días antes de lo esperado llegó el pedido...

Vista superior, horma ancha y membrana muy ligera

La suela, de espuma y EVA, enseñando la placa

Media suela con Profly, drop de 1mm


Forma de mecedora "metarocker" característica de Hoka

249 gramos de peso en talla 45 1/3

No pude resistirme a calzármelas nada más completar la sesión de fotos y me dispuse a dar un paseo con los perros con ellas.

La sensación era muy extraña, no tanto por la altura, sino por la sensación de que la zapatilla, con el Rocker en forma de mecedora, te impulsaba hacia adelante.

Al menos andando no terminaba de lograr una cadencia cómoda, parecía invitarme al trote cuanto menos; las sentí muy cómodas.

La mañana siguiente corrí con ellas por primera vez y aunque había escuchado en multitud de ocasiones lo blanditas que son las Hoka, imagino que debido a la placa de carbono, me parecieron las zapatillas más rígidas que había usado nunca.

Corriendo la cadencia era mucho más regular, e incluso superior a la habitual, ya que invita a dar pasos ligeramente más cortos e impulsar con el mediopie.

No terminaba de llevar una zancada natural y tampoco llevaba una sensación de esfuerzo menor a la habitual en ese rodaje, de alrededor de una hora a 4:25.

Posteriormente realicé con ellas una sesión de cinco series de un kilómetro y pese al vendaval de viento que sopló ese día en el paseo marítimo, pude promediar e incluso bajar de 3:30 en todas las series, sin una excesiva dificultad y notando una zancada cómoda y potente.

Pese a ser una zapatilla de asfalto bastante gruesa y algo pesada, es realmente rápida si la exprimes, parece que siempre te pide más.

En mi primera tirada larga con ella rodé dos horas y media a 4:12, pero os mentiría si os dijese que a ese ritmo tenía las mismas sensaciones que corriendo por debajo de 4:00.

Podría ser que me notase menos cansado que otros domingos, pero mentiría si lo afirmase, ya que normalmente los largos los hago de mayor duración y a menor ritmo, por lo que no tengo referencia reciente válida para comparar esfuerzo.

Tampoco las he calzado durante más de cuatro horas, ya que tras pasar los 50 kilómetros del I Ultra Running Barcelona me notaba lento y pesado con ellas y decidí cambiar a las Kalenji Kiprun Ultralight.

Así están por ahora:

Malla algo sucia del roce de los dedos

Suela en buen estado, sucia pero sin desgaste aparente

Laterales y media suela en buen estado

Misma situación que en la otra cara

Estas son mis impresiones por el momento:

Lo peor:

-El refuerzo en la punta de los zapatos, molesto tras un par de horas corriendo, aunque espero que al ceder mejore.

-Requiere adaptar la técnica de carrera para correr con ellas y desde luego no las recomendaría para caminar.

-Los orificios de la suela son vistosos porque dejan ver la placa de carbono, pero no son prácticos porque tras cada salida tengo que quitar uno o varios guijarros que se quedan clavados en esa zona.

Lo mejor:

-Gran capacidad de reacción, he notado bastante diferencia entre hacer las series con ellas y sin ellas.

-Salvo por el refuerzo en la puntera son zapatillas muy cómodas, con horma ancha y membrana ligera y muy transpirable.

-Creo que la sensación de esfuerzo es menor con ellas en las tiradas largas, aunque no se note la mejora de velocidad, pero es algo que testaré comparando frecuencia cardíaca en el mismo circuito.

Tengo muchas ganas de seguir apretando mi par de Hokas y ver si la fiebre por las zapatillas con placa de carbono está justificada o no.

Por el momento, al menos a mí, me han motivado bastante para emplearme a fondo en cada sesión de calidad.

ACTUALIZADO EL 08/06/2021 TRAS 431 KILÓMETROS
Llegando ya a las 450 kilómetros y con muchas sesiones calzándolas, ya que las uso eminentemente como calzado para el trabajo de calidad y velocidad, tengo un criterio formado para valorar la zapatilla como se merece.

La rigidez inicial, que sin molestarme, me pareció curiosa, ha ido cediendo con el paso de los kilómetros y ahora las Hoka se sienten más blanditas, lo que acentúa la sensación de rebote de la placa de carbono al correr a ritmos altos.

Para tiradas largas creo que in duda habrá mejores opciones, tanto en otras marcas como sin salir de la misma Hoka, ya que el efecto de la placa se siente más cuanto más rápido se corre y para mi peso (65 kilos) si ruedo a 4:30 la mejora es mínima.

Sin embargo, cuanto más rápidas y explosivas sean las series, más cómodo estoy con ellas y en comparación a cuando las hago con zapatillas voladoras como pueden ser las Saucony Type A9, noto la musculatura menos castigada.

Recientemente he alcanzado con ellas mi segunda mejor marca en media maratón, 1:18:29, a un promedio de 3:43 y el próximo sábado correré con ellas los 50 kilómetros de Santander, donde intentaré bajar de 3 horas y media, pero para distancias superiores, descarto usarlas.

Para ser mi primer contacto con las zapatillas con placa de carbono estoy encantado y de hecho les tengo echado el ojo a varios modelos, como las Skechers Speed Elite Hyper, las New Balance FuelCell 5280 o sin salir de Hoka, a las Rocket X.

De momento mi presupuesto me exige terminar de "quemar" los modelos que tengo en casa, pero si consigo alguna oferta buena no descarto probar en el futuro un modelo con placa de carbono para distancias cortas y otro específico para ultrafondo.

De momento, así se encuentran mis Hoka One One EVO Carbon Rocket: 

Así se encuentran actualmente:

Vista superior 

Estado de la suela; mejor del esperado

Vista lateral; la membrana aun aguanta

Pasemos a una valoración más específica:

Precio: Me costaron 107,99 desde la web francesa de Alltricks, con envío incluido, lo que para una zapatilla con placa de carbono, aunque sea antigua, me parece una ganga.

Agarre en montaña: No me plantearía meterme por ella en terreno escarpado en ninguna situación.

Agarre asfalto: Muy bueno si corres en línea recta, en los cambios de sentido hay que andarse con ojo.

Agarre en mojado: Si el asfalto está mojado no hay mucho problema, pero por zonas de solería sin dibujo he pegado algunos patinazos.

Desgaste: Para el tute que llevan encima y por lo que había leído en foros, esperaba que estuviese la suela ya destrozada, pero creo que aun tienen bastante recorrido.

Impermeabilidad: No son para nada impermeables, pero la membrana es realmente efectiva.

Transpirabilidad: Al hilo de lo anterior y aunque corriendo con temperaturas cercanas a 30 grados acabo con los pies mojados, por debajo transpiran realmente bien.

Flexibilidad: Practicamente no flexan, debido a la placa de carbono.

Protección: Muy buena, entre la suela y la placa no te enteras del debris de la carretera que puedas pisar.

Amortiguación: Diría que excesiva, pero es verdad que las placas de carbono necesitan espacio para hacer su trabajo.

Valoración personal: 9,5/10

La recomiendo para: Corredores populares que busquen una zapatilla para entrenamiento de calidad o competición, siendo una buena toma de contacto con las zapatillas con placa de carbono.

No la recomiendo para: Corredores neófitos, que no busquen todavía bajar marcas, corredores de larga distancia o corredores de montaña.

Comentarios