Ir al contenido principal

Entrenamiento para el Spartathon, semana 28


Semana de recuperación tras el Reto 1000k por el apego, buscando sensaciones, recuperando ritmos y terminando de poner a punto al cuerpo para la esperada cita griega del 28 de septiembre.

LUNES

Descanso, tras el día y medio que pasé parado durante el reto entre la hospitalización en Cáceres y el consiguiente reposo no había parado aun, por lo que no me iba a venir nada mal un día recuperando sueño antes de entrar a trabajar en lugar de madrugar para seguir haciendo kilómetros.

MARTES

Sesión 1: 16,23 km en 1:37:58, ritmo medio de 6:02 min/km y desnivel positivo de 195 metros.

Tras salir con los compañeros del club el domingo pasado y descansar la jornada previa me encontraba aun en una nube.

Quería correr a todo lo que daba el cuerpo en una tirada corta en llano, notar el fuego en los gemelos de las tiradas largas con cuestas, el viento en la cara de las frenéticas bajadas por campo... y no me decantaba por ningún circuito.

Así que decidí mezclarlo todo un poco, salí hacia La Cala, me puse a 5:30 y por debajo en algunos tramos llanos, ascendí por Realenga y me metí las cuestas más fuertes de la zona de Sorroche, tanto a favor como en contra, volví al asfalto en el hipódromo, apreté en la bajada al río y luego puse ritmo de crucero para volver al piso.

Fue una tirada muy completa y divertida, con muy buenas sensaciones, aunque noto todavía las piernas pesadas en cuestas, pero la maquinaria vuelve a funcionar tras el reto de los 1.000 kilómetros, que es lo importante.

Sesión 2: 6,86 km en 45:22, ritmo medio de 6:37 min/km y desnivel positivo de 111 metros.

Tras pasar toda la mañana preparando las crónicas del Reto 1000K por el apego, a media tarde y en vista de que los perros estaban hiperactivos, decidí sacarlos a correr.

Llevaba meses sin sacarlos por el calor del verano y hoy parecía que la temperatura era buena, aunque llegando a los 3 kilómetros (al poco de soltarlos, ya en el campo), Yogur comenzó a quedarse.

Decidí volver un poco antes de tiempo porque normalmente era Runner el que se quedaba más y los acerqué a beber al parque canino pero ninguno quiso agua (estaba tibia, la verdad), así que volvimos a trote suave a casa.

Me noté cansado en las cuestas arriba, pero con buenas sensaciones muscularmente hablando.

Salí con las Kalenji porque me molestaba un poco el pulgar derecho, el corte está casi cerrado pero le queda algo aun y no quise forzar; se comportaron bien, aunque me noto lento y torpe con ellas.

MIÉRCOLES

Sesión 3: 9,65 km en 59:08, ritmo medio de 6:08 min/km y desnivel positivo de 31 metros.

Tras varios calambrazos durante la noche (y van un par de ellas), me levanté con los gemelos bastante cargados.

Aun así, tras los primeros kilómetros comenzaron a soltarse y salvo los cuadriceps, algo cargados de las cuestas de ayer, no tuve molestia alguna.

Troté 30 minutos en dirección La Cala y volví algo más rápido, recortando un minuto al tiempo de la ida.

JUEVES:

Sesión 4: 14,21 km en 1:27:55, ritmo medio de 6:11 min/km y desnivel positivo de 48 metros.

Al igual que en la noche anterior al salir del trabajo, me sorprendió un fuerte olor a humedad al comenzar a trotar.

Fuengirola estaba sumida bajo una densa bruma que me hizo comenzar a sudar antes de alcanzar el primer kilómetro y la sensación, entre el agobiante calor y a neblina que lo inundaba todo, me recordaba a mi estancia en Orlando hace casi un año.

Me tocaba librar, pero no quería hacer una tirada excesivamente larga, ya que el domingo combinaría una tirada larga con una carrera corta en medio y a falta de otra oportunidad mejor, sería el último esfuerzo "fuerte" antes del Spartathlon.

El resto de la semana rodaría por sensaciones, al igual que la siguiente, por lo que decidí correr durante 45 minutos en dirección La Cala y volver sobre mis pasos.

El día comenzó a abrir poco antes de dar la vuelta y el abrasador sol estuvo dándome de cara hasta llegar al Parque Fluvial, donde le di la espalda.

Entre las docenas de horas al sol "bajando" de Santiago de Compostela y las acumuladas trotando en mi zona de entrenamiento habitual creo que calor va a ser la última de mis preocupaciones en la cita griega...

A nivel muscular todo bien, con buenas sensaciones y sin molestias.

VIERNES

Sesión 5: 11,58 km en 1:07:47, ritmo medio de 5:51 min/km y desnivel positivo de 44 metros.

El viernes decidí trotar 35 minutos en dirección La Cala y volver sobre mis pasos.

En llano, rondando ritmos de 6:05-10, estoy entre 118-120 pulsaciones por minuto, por lo que creo que voy a llegar muy bien para el Spartathlon, ya que ese ritmo es ideal.

Decidí salir con las Kalenji porque anoche Mayte me revisó la herida que me hice en el reto (es la clásica que aparece de vez en cuando bajo el pulgar derecho) y pese a que tiene buena pinta, es profunda y no tiene visos de cerrarse por sí misma.

Me siento más torpe y lento al correr con zapatillas, pero las usaré un par de días mientras me aplico una crema cicatrizante por las noches y a ver si así consigo que poco a poco vaya cerrando.

Muy bien en cuanto a sensaciones a ritmos cómodos, el domingo comprobaremos como reacciona el cuerpo a ritmos fuertes.

SÁBADO

Sesión 6: 10,78 km en 1:08:13, ritmo medio de 6:20 min/km y desnivel positivo de 41 metros.

El sábado repetí el recorrido y calzado del viernes, pero saliendo una hora y cuarto más temprano, ya que me tocaba abrir la tienda.

Me noté muy somnoliento y pesado a la ida (esto de correr con zapatillas no es lo mío), pero a la vuelta mejoré el ritmo casi sin darme cuenta, se notaba que estaba más espabilado.

Ya solo quedaría la última tirada de la semana, con dorsal de por medio...

DOMINGO

Sesión 7: 42,48 km en 4:07:48, ritmo medio de 5:50 min/km y desnivel positivo de 361 metros.

Tras unas 6 horas de sueño me levanté pasadas las 6 menos 20 de la mañana, desayuné, preparé la mochila y salí a trote suave hacia Torremolinos, donde participaría en la Carrera Popular Feria de San Miguel.

Salí sobre las 6 y 20 y 2 horas después estaba recogiendo mi dorsal; tras 20 kilómetros concluí la primera parte del "sandwich" que me esperaba y me puse a charlar con corredores y amigos a pie de salida.

Una vez completados unos sufridos 6 kilómetros de competición en poco más de 23 minutos (la mochila dio bastante por saco y las piernas acusaron los primeros 20 kilómetros, aunque el ritmo fue suave), tocó volver a Fuengirola, con 16 kilómetros a un trote más vivo.

Muscularmente me encontré bien, pero los 2 primeros kilómetros tras la carrera me notaba machacado, así como en los 4 últimos, donde seguía corriendo por inercia pero cada fibra de mis piernas me pedía parar.

Aun así el ritmo medio fue un poco mejor del esperado (creía que la media total sería de 6 minutos el kilómetro) y aunque las sensaciones no fueron tan buenas en el tramo final, no tuve problema para mantener el ritmo.

RESUMEN SEMANAL Y SENSACIONES: Sin estar aun al 100% tras el Reto 1000k por el apego, considero que el cuerpo está bastante bien recuperado.

Se que tengo el fondo de sobra para correr el Spartathlon y a ilusión y ganas no creo que me ganen muchos de los aspirantes a finishers, solo queda terminar de recuperar la chispa en la última semana para estar al 100%.

Comentarios