Suscríbete para ser el primero en leer las novedades. ¡Es gratis!

Análisis Hommo Sandals Godzilla Race 2

3/21/2017 02:43:00 p. m.


Características:
Grosor suela: 10,5 milímetros
Drop: 0 milímetros
Peso: 179 gramos
Adquirida el: 3 de Marzo de 2017


Primeras impresiones tras 95,6 kilómetros:

Llevaba desde junio de 2016 sin estrenar huaraches gracias a la durabilidad de este tipo de calzado, pero "aprovechando" que en varios modelos me había quedado sin correas, decidí escribir a Hommo Sandals para ver si estaban interesados en que analizase alguno de sus modelos.

Son artesanos especializados en la fabricación de sandalias de todo tipo ubicados en el Vall D'Aran, por lo que cuentan con un entorno privilegiado para realizar pruebas de campo.

Llevaba tiempo siguiendo sus diseños y modelos, desde su blog antiguo y cuando me encontré con su rediseñada web buscando información sobre sandalias para correr me decidí a mandarles el mensaje.

Me respondieron de inmediato aceptando de buen grado la propuesta y en pocos días tuve un modelo en casa.


"Unboxing" de las Godzilla Race 2
Las sandalias que me enviaron fueron las Godzilla Race 2, un modelo especialmente pensado para terrenos técnicos de montaña, con correas en rojo (puedes personalizar el color de tus modelos).

Como siempre, lo primer que hice fue investigar sobre el modelo y materiales y nada más girarlas entendí el porqué del nombre de este modelo, ya que la suela que emplea es Vibram Claw (garras, en inglés).
Suela Vibram Claw, sin duda la mejor para correr por montaña
Me llamó mucho la atención que no utilizase ningún elemento por encima de la suela, ni tope para las correas ni pasadores para las mismas, lo que sin duda va a aumentar muchísimo su durabilidad al evitar el desgaste por fricción de las correas (el elemento más "débil" de un huarache).

El siguiente paso fue el pesado, 179 gramos en talla 43, no son pesadas para el material y grosor de suela que tiene
Completaban el modelo unas correas tubulares (gruesas y resistentes), un cierre de plástico de click con un nudo ajustable y un pasador para regular la longitud de las correas; además, se incluía un par de cintas de doble sujección Octopus, el equivalente de Hommo Sandals a las ATS de Luna Sandals.

Me las probé y la primera sensación fue que el footbed, muy cómodo, era igual al de las Luna Sandals Oso y por un momento me entró incertidumbre al recordar lo difícil que fue encontrar el ajuste adecuado con las Oso en primera instancia.

Pero nada más lejos de la realidad, moví apenas unos milímetros los nudos, centré los pies, cerré el broche de plástico de click y tiré del extremo de las correas para ajustarlas.

Las correas eran muy similares también a las de las Oso, sin el acolchamiento de la zona del talón y me resultaban muy cómodas.

Como actualmente el objetivo de la temporada es el Spartathlon (me encuentro el 47 en lista de espera, ojalá tenga suerte...) y ello implica entrenar en asfalto lo máximo posible, me lancé con ellas bajo la lluvia la madrugada siguiente a haberlas recibido.

El entrenamiento fue de cerca de una horita en las que las sensaciones fueron muy buenas, el agarre en mojado por asfalto, y aceras fue excelente, como esperaba, pero es que hasta sobre superficies lisas tipo mármol (para mi sorpresa) no me sentí inseguro corriendo a ritmos altos.

Parecía que el footbed hacía de ventosa, por lo que el pie estuvo fijo en su posición durante todo el entrenamiento y aunque las correas perdieron un poco de fuerza de sujeción al empaparse, tan solo tuve que ajustarlas tras unos 40 minutos con un rápido tirón de cada extremo.

Había ido todo fenomenal y si bien el chancleteo por el paseo marítimo y zonas de mármol era ensordecedor (no había ni un alma por las calles y el sonido hacía eco), el modelo resultó más flexible y cómodo de lo esperado.

Lo malo me lo encontré al llegar a casa, no sé si por tener los pies "blanditos" por la lluvia, por estrenar sandalias o por usar por primera vez en año y medio un tipo de cordón de agarre entre los dedos y la sandalia más ancho y robusto, pero llegué con la carne entre pulgar e índice en carne viva en ambos pies.

No he tenido más remedio que ir alternando diferentes tipos de huaraches, e incluso usar como calzado las Merrell Bare Access 4 y los Pies Sucios Mei (a ver si traigo el análisis de este calzado para la semana que viene) en lugar de huaraches para que la herida fuese cerrando.

También ayudó usar las tiritas de curación rápida de Handsaplast, en pocos días la del pie derecho cerró (ya de hecho no me molesta ni al correr a ritmos rápidos con estas sandalias), pero la del pie izquierdo se me sigue abriendo sistemáticamente.

Sé que soy un bruto y que lo que debería hacer es entrenar con zapatillas unos días, o si uso huaraches, al menos no usar este modelo hasta que me cierre la herida del pie izquierdo, pero si no mantengo una media de al menos 130-140 km semanales, aunque pille plaza no llegaré para el Spartathlon.

Además, cuando me comprometo con algo me gusta cumplir y aunque ahora no tengo ninguna prueba de montaña a la vista, quería al menos obtener la información suficiente como para poder rellenar la ficha de primeras impresiones del modelo; desde Hommo Sandals han respondido con gran presteza y no quería ser menos.


Pie izquierdo a día de hoy; la ampolla me la hice ayer en la II Carrera del Circuito de Fuengirola
Mis salidas con las Godzilla Race 2 han sido eminentemente urbanas, pero haciendo "el cabra" todo lo posible (meterme por descampados, carriles, arroyos...) y la verdad es que aunque sobre superficies "urbanitas" se desenvuelven bien, sobre tierra, barro y piedras, mucho mejor.

Me encanta la suela porque es muy difícil que se queden guijarros en el dibujo, a diferencia de otros modelos de suela en los que hay surcos y además el barro tampoco se adhiere en exceso.

Os presento a las Godzilla Race 2 tras casi 100 kilómetros de uso, que me han despertado bastante el gusanillo de volver al monte.


El footbed, impecable, salvando la suciedad; para limpiar las correas lo mejor es meterse en corrientes de agua.

La suela, perfecta, con tan solo un guijarro incrustado en la sandalia derecha
Veo interesante hacer una comparativa entre algunos de los modelos de sandalias basados en las Vibram Claw como suela, os lo presento a continuación:


De izquierda a derecha Luna Sandals Oso (211 gr), Enix V2 (165 gr) y Hommo Sandals Godilla Race 2 (179 gr)
Como vemos, las Oso tiene en la suela el tope del anclaje de la correa y los pasadores laterales, que aunque tienen una durabilidad inmensa, con el paso de varios cientos de km se van desgastando.

Las V2 ya traen integrado el tope del anclaje, eliminando un punto de desgaste, y en el caso de las Godzilla Race 2, todos estos elementos están integrados en la suela, minimizando al máximo la posibilidad de desgaste.


Mismos modelos, volteados
El sistema de ajuste es otro detalle que valoro muchísimo, sobre todo su comodidad, facilidad de ajuste y rapidez.

Las Oso carecen de cierre rápido, algo que las V2 y las Godzilla Race 2 sí que traen.

Por otro lado, aunque las correas de los 3 modelos son muy cómodas, por el tramo que va del cordón a los dedos, para mí ganan las V2, ya que es muy suave.

Por último, en cuanto a facilidad de ajuste, ganan las Godzilla Race 2 por goleada, ya que tardé apenas un par de minutos en encontrar el ajuste adecuado y salvo en mojado no cede ni un milímetro con el paso de los kilómetros.


Vista lateral del modelo, algo sucio en suela y footbed pero sin desgaste alguno aun
Como siempre finalizo estas primeras impresiones con lo mejor y peor del modelo; quedo a la espera de que termine de sanar la herida del pie izquierdo para darles más caña y tened por seguro que en la próxima carrera donde haya terrenos técnicos me veréis con ella.

Lo peor:

-Sin lugar a dudas, aunque sin duda es más por mis pies que por el material, porque al principio con las Oso me pasó lo mismo, el tramo que va del nudo a los dedos; tendré que acostumbrar la piel poco a poco.

-Como en otros modelo con los que he calzado la Vibram Claw, correr con ellas por superficies lisas es ir acompañado por un chancleteo constante, aunque por carriles y zonas irregulares éste desaparece por completo.

-Si todo funciona como es debido no será un punto débil, sino uno fuerte, pero al tener elementos que en otras sandalias están en la suela integrados en la sandalia se dificulta enormemente una hipotética reparación casera.

Lo mejor:

-Para ser un modelo tan robusto, la sandalia es muy cómoda y flexible, tanto en el footbed como en correas (salvando el tramo que va a los dedos en mi caso).

-Son muy rápidas y fáciles de ajustar, manteniendo además la tensión salvo que las correas se empapen (y hay que correr bastante bajo la lluvia para que suceda... o cruzar una corriente de agua).

-El modelo promete una durabilidad excepcional; habrá que probarlo por terrenos agresivos y testarlas con el paso de los kilómetros, pero confío en que van a soportar mucha caña.

ACTUALIZADO EL 07/11/2017 TRAS 483 KILÓMETROS
He tardado bastante más de lo que esperaba, en parte por haber estado entrenando para el Spartathlon, mítico ultra del que me quedaría fuera por los pelos y en parte por lo haber realizado ningún ultra trail en lo que va de año, pero al fin les he dado tralla suficiente a las Godzilla como para traeros de primera mano como van evolucionando con los kilómetros.

Tras unos primeros km más urbanos he ido alternando su uso por pistas, senderos y sierra, siendo este último terreno por el que más tiempo he pasado corriendo, en pocas sesiones pero muy intensas.

Así, he corrido con ellas hasta 43 kilómetros de una sola tacada y en otras tiradas he pasado hasta 5 horas recorriendo sierra, entre calizas, peridotitas, barro y arena.

Así se quedan los pies tras 5 horitas de pateo por la sierra...

...Y así las Godzilla...
Con ellas he triscado por toda la Sierra de Mijas desde Castillejos hasta Churriana y la verdad es que su rendimiento ha sido excelente; salvo algún ajuste momentáneo si no llevaba las Octopus nada que objetar, cuando más arisco es el terreno, mejor agarran.

Así están los "bichos" a día de hoy...

El footbed continúa impecable, le falta limpieza, pero no tiene desgaste alguno

La suela tiene algunos "flecos" en los bordes de la suela, pero salvo ese detalle, impecables

Desde la vista lateral se aprecia una muy leve curvatura (las Godzillas son duras de domar) y las correas impecables
Pasemos a una valoración más específica:



Precio: 64,95 euros en la web de Hommo Sandals, un precio habitual para zapatillas de trail de marca de la temporada anterior, con la ventaja de que, al menos los primeros casi 500 kilómetros,  no han dejado muesca alguna en ellos. 

Agarre en montaña: Excelente, sobre todo en escarpadas subidas, donde el pie se mantiene en el footbed (recomensable para estos casos las correas Octopus) y vertiginosas bajadas, donde se "clavan" al terreno. 

Agarre asfalto: Bastante bueno, aunque en superficies lisas y a ritmos altos pueden derrapar un poco en cambios de ritmo; se nota que fueron concebidas para la montaña.

Agarre en mojado: Muy bueno, con la ventaja de que al no tener hendiduras ni en el cordón de anclaje ni en los pasadores de las correas, si pisas terreno mojado la humedad no pasa al footbed y los pies se mantienen secos y calentitos salvo que quieras cruzar un arroyos in complicaciones.

Desgaste: Nulo hasta el momento, si las limpiase y tratase de "aplanar" de nuevo sería difícil detectarlo frente a un modelo a estrenar, habría que fijarse bien.

Impermeabilidad: Completa, el footbed evacua el agua con facilidad, la zona de contacto con el pie cuesta más de secar pero el dibujo hace de ventosa y agarra el pie con firmeza.

Transpirabilidad: Sin comentarios...

Flexibilidad: Este podría ser un punto flaco de no ser que está diseñado para ser rígido y aguantar impactos de rocas, ramas o raíces sin problemas; aun así cuesta bastante domarlas y al principio, sobre todos para corredores urbanos, chancletean una barbaridad.

Protección: Son un tanque, así que vigilando los dedos en zonas de raíces y los talones en zonas pedregosas todo irá bien, no tienes que preocuparte por lo que pises, sino por aquello con lo que te puedas golpear, sobre todo en bajadas.

Amortiguación: El objetivo del minimalismo es despojar todos los elementos que impiden al pie realizar su función, pero aun así y por su propio grosor, amortiguan ligeramente la pisada.

Valoración personal: 8,5/10

La recomiendo para: Corredores de baja y media montaña (para alta montaña también, dependiendo de las condiciones climatológicas), así como para senderistas.

No la recomiendo para: Corredores de pruebas populares o asfalto, ya que es un huarache específico para caminos, campo y montaña.

Hasta aquí el análisis por ahora, el próximo objetivo es la maratón de Málaga, por lo que seguramente tarde varios meses, pero en cuanto tenga nuevas experiencias con las Godzilla os las traeré.

¡Un abrazo!

You Might Also Like

0 comentarios