Ir al contenido principal

Análisis Kalenji Run Active


Características:
Grosor suela: 26 milímetros (23 suela+3 taqueado)
Drop: 10 milímetros
Peso: 292 gramos
Comprada el: 1 de septiembre de 2018

Primeras impresiones tras 171 kilómetros:

Corría la etapa 8 de 15 del Reto 1.000 km por el apego y habiendo recorrido ya algo más de 500 kilómetros con las Pies Sucios Stone, la herida que me hice bajo el pulgar derecho en la tercera etapa estaba escociendo más de la cuenta.

En la larga bajada hacia el pantano del Tajo llegué a descalzarme y correr algunos kilómetros, pero tras pisar el segundo pincho decidí volver a ponerme las sandalias, pasando el cordón por el dedo índice en lugar del pulgar, a fin de evitar el dolor.

Por suerte, cuando llegué a Cáceres pasé por la puerta de un Decathlon City de camino al albergue municipal (no conocía ese formato de tienda) y rápidamente cogí varios pares del modelo más barato que vi.

Hacía ya más de 3 años que no usaba calzado amortiguado, pero tenía que proteger la herida (las tiritas no estaban dando resultado) y protegerla del polvo y suciedad del camino, así que tras probarme varios pares y comprobar con asombro que necesitaba un 44, adquirí dos pares de calcetines y continué mi camino.

Entrando en Andalucía, etapa 12.
Con ellas completé algo más de 140 km antes de volver de nuevo a las Stone y de hecho, mientras termina de cerrar la herida (aun cabe una uña dentro, aunque va cerrando y no molesta nada al correr con sandalias), sigo empleándola algunas mañanas.

No tengo imágenes del par a estrenar porque me las calcé nada más comprarlas, pero si las veo en algún Decathlon, la próxima vez que vaya os hago el reportaje.

Así se encuentran actualmente, camino de los 200 kilómetros:

Suela, sin signos de desgaste aun.

Vista frontal; si quitamos la capa de polvo, impecable.

Una de las vistas laterales.

La otra vista lateral.
Desde que salí con las zapatillas puestas del Decathlon City me parecía ir rebotando y pese a pasar por una calle empedrada con pendiente en contra no notaba nada en absoluto.

Acostumbrado al machaqueo en los pies de los días previos casi era un alivio en cuanto a descanso muscular, pero por otro lado al haber encerrado los pies no tenía ningún feedback del terreno y no tardé ni un kilómetro en tropezar por primera vez.

Además, acostumbrado a huaraches con peso entre 80 y 180 gramos, llevar 2 armatostes de casi 300 gramos en los pies me hacía sentir lento y torpe.

Me sonaban los patrones de membrana y suela de algo y cuando unas horas más tarde me reencontré con Paco y Tenllado me di cuenta de qué me sonaban.. ¡este modelo era el que llevaba Paco!

Imagen de Ciudad Rodrigo; izquierda Hoka, centro Pies Sucios, derecha Kalenji.
Sus zapatillas eran grises pero ya me había comentado que las estrenó en la Pedrusco Trail con buen resultado (salvo por el tajo en la membrada de la zapatilla izquierda al rozarse con una caliza) y que salvo en mojado van muy bien.

No creía haber hecho una buena compra, pero por 25 euros tampoco buscaba algo que durase, de hecho, mi idea era usarlas lo justo hasta que pudiese volver a los huaraches sin dolor y dejarlas para un apuro o hacer crossfit, pero al probarlas en la undécima etapa me sorprendieron para bien.

Cayeron algo más de 50 kilómetros con temperaturas de hasta 36 grados y aunque llevaba calcetines de doble capa para evitar las ampollas no se me cocieron los pies, la membrana transpira realmente bien.

Con el tute que les he dado en estos días casi podría hacer ya un análisis en profundidad, pero como las usaré en esta semana previa al Spartathlon para ver si termina de cerrar la herida bajo el pulgar derecho (si, ahí sigue), realizaré dicho análisis cuando les haga más kilómetros.

De momento, os dejo con lo mejor y peor que le he detectado a este modelo hasta la fecha:

Lo peor:

-Para un corredor acostumbrado a correr con sandalias sin amortiguación ni sistemas de control de la pisada durante años, es casi necesario "readaptarse" para correr bien con este tipo de calzado.

-Aun no he tenido la ocasión de probarlas, pero Paco ya me ha advertido que no se me ocurra usarlas en mojado, ya que tanto en asfalto como por monte puedo tener resbalones importantes.

-Si nos ponemos exquisitos, dejaría el modelo sin drop y le bajaría la suela a 10 mm, taqueado incluido, pero por 25 euros que valen, si Decathlon sacase un modelo minimalista, se agotaría con casi total seguridad.

Lo mejor:

-Son muy duras, por lo que ofrecen gran resistencia al desgaste y gran protección, salvo por la membrana, como podéis apreciar en la imagen del modelo de Paco.

-Es un modelo bastante polivalente, aunque el uso en montaña lo desgasta mucho más que el asfalto (las suelas de Paco están practicamente lisas, pero las sigue usando para ver hasta donde llegan).

-Transpiran realmente bien, evacuando tanto el propio sudor como agua que pueda caer en una llovizna ocasional o de una salpicadura; en cuestión de minutos tienes los pies secos.

No estoy entusiasmado por correr con estas zapatillas pero me han sorprendido gratamente y tal y como me aconsejaron Paco y Tenllado intentaré correr con ellas una o dos veces al mes, ya que como corredor uno debe estar preparado para correr con lo que sea, vaya a ser que en caso de apuro uno no esté preparado y se pueda hacer daño.

Con esto me despido por el momento, ¡Un abrazo a todos!

Comentarios