Ir al contenido principal

Mis zapatillas 2020-2021

 


Llevaba tiempo ya queriendo elaborar esta entrada, ya que muchos me preguntásteis a lo largo de 2020 qué zapatillas empleaba para entrenar y competir ahora que había dejado las sandalias y tampoco es que tenga muchos pares actualmente, pero sinceramente, me daba pereza hacer un análisis en profundidad habiendo tantos y tan buenos de esos modelos en la red, por lo que he decidido comentar por encima mi experiencia con los 4 modelos que tengo actualmente.

Adidas Adizero Adios 4 (azules)





Con un drop de 10 milímetros (16-26) y un peso de 225 gramos en talla 45 1/3, encabezan el ránking, con 1.491 kilómetros recorridos desde el 19 de mayo de 2020.

Su precio fue de 89,95 euros, aprovechando la oferta de la semana de Internet de El Corte Inglés.

Creo que han sido el mayor acierto en años, ya que no conozco otro modelo tan plug&play, me quedan como un guante, valen tanto en seco como en mojado y tanto en asfalto como en carriles, aunque pierden enteros si el terreno se tecnifica.

Son mis zapatillas para rodajes de todo tipo y he hecho con ellas hasta intervalos y series tanto en ruta como en pista en alguna ocasión, aunque si tengo que definir una franja de ritmos, con ellas me encuentro muy cómodo a ritmos constantes de entre 4:15 y 4:30.

He hecho entrenamientos de hasta 3 horas con ellas y salvo algún día puntual no he tenido problema de ampollas ni rozaduras (cosa que achaco a los calcetines de esos días más que al calzado en sí).

Así se encuentran tras estos casi 1.500 kilómetros:




Kalenji Kiprun Ultralight




Con un drop de 6 milímetros (16-22) y un peso de 207 gramos en talla 44.5, continúan el ránking, con 900 kilómetros recorridos desde el 10 de marzo de 2020.

Su precio fue de 59 euros, en fin de temporada 2019-2020 en el Decathlon de Guadalmar; recientemente lo he vuelto a visitar y hay modelos de tallas sueltas por 54,99 euros, frente a los habituales 70.

No han sido mi primera apuesta por un modelo de Decathlon, pero si ha sido con la que más contento estoy hasta el momento, ya que ha sido mi primera zapatilla voladora y por el precio que tenían no tenía unas expectativas muy altas en cuanto a calidad y durabilidad.

Me han convencido tanto en el primer aspecto como en el segundo, son unas zapatillas muy cómodas y livianas, con las que suelo entrenar intervalos y series, tanto en asfalto como en pista, así como tiradas a ritmo de competición.

Mi ritmo ideal para rodar con ellas es entre 3:40 y 4:15, por supuesto van bien a ritmos inferiores, pero eso ya no son rodajes y para ritmos superiores prefiero las Adidas.

De hecho tengo varias de mis mejores marcas en ruta con ellas, como 30 kilómetros en 1:58:21, maratón en 2:46:52 y 50 kilómetros en 3:45:43

Así se encuentran tras 900 kilómetros:




Saucony Type A9





Con un drop de 4 milímetros (13-17) y un peso de 186 gramos en talla 45, completan el ránking, con 149 kilómetros recorridos desde el 9 de diciembre de 2020.

Su precio fue de 69,60 euros, con gastos de envío incluidos y una mascarilla Siux para correr de regalo (la mejor que tengo actualmente), desde la web de Padelnuestro.com, que desconocía previamente pero con la que estoy encantado.

Unas semanas antes del Black Friday contacté con Rodrigo Borrego por Facebook, en busca de asesoramiento para poner el punto de mira en distintos modelos de cara a posibles ofertas para tener modelos de recambio para mis ya trilladas Adidas y Kalenji.

Tras una charla muy instructiva y viendo que buscaba unas voladoras radicales, Rodrigo me dio un extenso listado de modelos que merecían la pena probar y un gran consejo, que en el segmento de zapatillas voladoras, si eres abierto de mente, puedes encontrar verdaderos chollos.

Después de un rastreo a fondo por los foros buscando información de cada modelo y por diversas web viendo qué precios rondaban en esos momentos cada par, encontré la web de padel nuestro y para mi sorpresa el precio del modelo era entre 30 y 50 euros inferior al que había visto en otras webs, así que me la jugué y aposté por ellas.

Era mi primer contacto con Saucony y aunque inicialmente me decepcionaron un poco porque el refuerzo del talón es bastante duro y en el talón derecho me hacía rozadura al andar, pero las probé para correr con ellas y son geniales.

Las uso sobre todo para series y cambios de ritmo, cuanto más rápido, mejor, tanto en asfalto como en ruta, alternándolas con las Kalenji.

Entre otros entrenamientos de calidad, he bajado de 2:55 el ritmo medio en un 15x200 recuperando 1 minuto entre serie y serie, en series cortas, o de 3:20 en un 4x2000 recuperando 2 minutos entre serie y serie en series largas.

Pero no solo me gustan por su ligereza, sino también por su estructura minimalista, ya que tienen la horma ancha y tienes la sensación de ir completamente pegado al suelo al correr con ellas.

Con el paso de los kilómetros, aunque lleva pocos porque solo las uso en trabajos de calidad, el refuerzo del talón ha dejado de molestarme, pero por buscarles un pero, los cordones se desatan con bastante facilidad, tendré que plantearme cambiárselos en el futuro.

Así se encuentran tras esos casi 150 kilómetros con ellas:




Adidas Adizero Adios 4 (negras)



Fueron toda una sorpresa, un regalo de Mayte para mi cumpleaños, compradas durante el Black Friday a 77,98 euros (el precio de venta de Adidas antes de las rebajas era de 149,95).

Desde el 6 de diciembre las voy alternando con las azules y aunque se nota que estas amortiguan mejor y son más cómodas, para los días de lluvia prefiero las azules ya que  pese a tener las suelas más gastadas, agarran mejor.

Así se encuentra este par tras 250 kilómetros:




Perspectiva para 2021

Teniendo en cuenta que antes del Covid-19 recorría unos 4.500 al año corriendo, imagino que al menos hasta final de año iré servido con las zapatillas que tengo ahora mismo.

No obstante, hay 2 tipos de zapatillas que no tengo en mi zapatero y que estoy considerando adquirir de aquí a un tiempo (más o menos dependiendo de las ofertas que vaya encontrando).

El primer modelo que me gustaría adquirir sería unas zapatillas de clavos para pista y cross, de forma que las Kalenji y las Saucony se quedarían específicamente para entrenos de calidad en ruta.

Este año estoy federado a nivel nacional con el Atletismo Els Sitges de Burjassot y la idea  principal es participar con ellos en las pruebas de ultrafondo que finalmente salgan adelante en calendario de la RFEA.

Sin embargo, viendo que el panorama con el Covid no es muy alentador, como la licencia me abre la puerta a participar en competiciones de cross y controles en pista, que a diferencia de las carreras populares, se siguen celebrando (con sus restricciones), aprovecharé para quitarme el mono de dorsal con las que tengan lugar cerca de casa.

Así que como creo que al final se acabarán amortizando, iré bicheando qué ofrecen diferentes marcas.

Y por otro lado, el extremo opuesto, las zapatillas más de moda... si señores, me encantaría probar unas zapatillas con placa de carbono.

No creo que sean de Nike por el precio (las zapatillas más caras que me he comprado hasta la fecha son las Adizero Adios 4 azules) y porque nunca me he calzado unas Nike y no sé hasta que punto me convencerán (no las he visto en ninguna tienda física para poder probar a trotar o andar con ellas), pero tengo muchos modelos en el radar.

Las Adizero Adios Pro de Adidas me llaman mucho la atención y aunque son bastante más baratas que las Nike siguen siendo caras (y no les aplican ni descuentos ni promociones actualmente).

Me causa rechazo visualmente la construcción maximalista y el peso, pero viendo que prácticamente todas las marcas rondan el mismo grosor y peso y que las opiniones de todos los probadores de modelos con placa de carbono que leo son positivas, es cuestión de tiempo que pase de haber estado años corriendo solo con sandalias a hacerlo con uno de estos modelos.

Espero que al menos me gusten, ya que viendo que ninguna marca baja actualmente de los 200 euros su modelo con placa tendré que amortizarlas bien, pero como no tengo prisa tampoco por probarlas, esperaré a ver si cuando presenten los modelos de esta temporada bajan los de la anterior.

Y esto es todo por ahora, si os ha gustado este análisis a las zapatillas que uso actualmente comentádmelo y para el futuro podría analizar alguna otra prenda o los productos de nutrición que consumo actualmente.

Salud y kilómetros para todos.

Comentarios

  1. ¡Hola Xavier! Comencé a correr con huaraches poco después de un periodo en el que tuve condromalacia rotuliana y me venían mucho mejor que las zapatillas, que además llevaban tiempo molestándome en los empeines.

    Tras el Spartathlon 2019 en el que me retiré con una bursitis rotuliana (me cortaron por tiempo en el 215) Y tuvo un tiempo en el dique seco iba a continuar con las sandalias, pero me notaba mucha más molestia con ellas que con zapatillas.

    Tras el diagnóstico de anemia ferropénica grave en diciembre, que fue el primer parón y después el del confinamiento he probado a hacer alguna salida corta, sin GPS ni nada, pero he perdido toda la costumbre y fortaleza de los pies, así que como de momento voy bien con zapatillas, por el momento no me planteo volver.

    Quizás de aquí a un tiempo vuelva pero por ahora corro cómodo así y al final es lo que hay que buscar.

    ¡Un saludo!
    Juan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario