Ir al contenido principal

Reto Barcelona - Málaga, decimotercera etapa



Hacen ya 2 semanas desde que se tomó esta foto en Barcelona, y mañana, 15 días después, se repetirá a 1.168 kilómetros de distancia, en Secadero, donde llegarán mañana sobre las 12 de la mañana.

Los protagonistas de esta imagen son los héroes Manuel tenllado, Paco "Eltziar", Francisco Berbén y Mark Woolley, que en estos momentos están finalizando la decimocuarta etapa del mayor reto deportivo que he tenido la suerte de conocer, y por unas horas, compartir.



Retos hay muchos, pero lo más importante, desde mi punto de vista, son el aspecto solidario (se está realizando a beneficio de PROEMAID, asociación de ayuda a los refugiados en Lesbos), y la velocidad.

Recorrer 1.168 kilómetros ya es un reto, pero además, estos ultrafondistas, como todos los mortales, trabajan, tienen familia y quehaceres, así que aprovechando Semana Santa, días de asuntos propios y fines de semana, consiguieron recopilar 15 días, lo que nos deja una media de casi 80 kilómetros diarios.

Sin merecer ningún reto (mi propio Reto 360º Solidarios se queda "corto" en comparación con este, al menos en cuanto a kilómetros), hay algunos que siendo de 1.000 kilómetros se han realizado en una veintena de días, y sus protagonistas han protagonizado documentales y presentado conferencias.

Esta carrera, que es la más larga de España, se va a colocar a la cabeza europea y en media de kilometraje, por lo que espero que, al menos a posteriori, tenga el reconocimiento que se merece.

Es una pena, porque si buscas "Barcelona-Málaga Corriendo" en google, salvo uno, todos los enlaces son de fútbol, y el reto apenas ha tenido repercusión mediática; la excepción, El Mundo, en su edición digital.

Pero eso a nuestros protagonistas no les importa, no corren para buscar reconocimiento ni fama, ni mucho menos, corren porque les gusta, y además, con iniciativas como estas, ayudan a los demás.

Me hubiese encantado unirme antes a ellos, pero por motivos laborales no fue posible (buena señal, el trabajo, que no falte), así que tuve que esperar hasta la decimotercera jornada para unirme a ellos.


Amanecer en El Morche, con ganas de correr
Llegué con Francisco Viegas, que hoy tomaría el mando de la autocaravana, y tras unos minutos saludándonos y poniéndonos al día, comenzamos a correr.

Por el ritmo que llevábamos, cualquiera diría que este grupo llevaba corriendo desde Barcelona, ya que salimos a 7 "pelao" y bajando; teniendo que llevaban ya 1.000 en las piernas, que la etapa sería de 60 kilómetros, y aun les quedarían otros dos, una locura.

Pusimos un buen paso, charlando sobre "cosas de la carretera", los ultras, diferentes pruebas en las que hemos participado, bromeando... y cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos ya en Torre del Mar.


¡Cuanta calidad humana y deportiva junta en una selfie!
No faltaron, por supuesto, los acompañantes, y además de un servidor, pronto tuvimos a un compañero del Trail Running Málaga con nosotros.


Nicolas Kierdelewicz, gran ultrafondista, se nos unió en bicicleta un tramo, y posteriormente, cuando otro corredor del TRM relevó a su compañero, echamos todos juntos a trotar.

Mark y Berbén habían sido los que más mala suerte habían tenido con las lesiones, pero viéndoles tan enteros pese al dolor que soportaban a uno se le quitaban las ganas de quejarse porque el viento nos echase polvo o cualquier otra tontería; si ellos, con lo que llevaban encima, no se quejaban...

Y más sorprendente era el aguante de Eltziar y de Tenllado, que parecía que habían comenzado en esa misma etapa... la preparación, como ellos mismos me iban contando, había sido clave; la de Tenllado, 2.000 kilómetros en 12 semanas, sin ir más lejos (personalmente llevo 1.113 kilómetros en lo que va de año, y tampoco soy cojo...).

Al llegar al Rincón de la Victoria nos esperaba Paco Contreras, "Súper Paco", que no se quiso perder la oportunidad de acompañar a su hijo y sus compañeros en el regreso a Málaga.


Con Antonio, que nos esperó en el paseo marítimo, y la madre de Berbén, que también se acercó a animar
El trayecto por Málaga se me antojó más plomizo debido a que conocía el recorrido, tras superar el primer maratón, el ritmo decayó ligeramente por momentos, y en los tramos en los que no soplaba el viento de cara el sol caía a plomo sobre nosotros.

Pero si yo venía fresco y hecho una rosa y allí nadie se quejaba, no sería yo el primero.

Nico nos abandonó saliendo de Málaga para ir al trabajo, pero lo sustituyó un ciclista del MTB Alhaurín, que nos fue guiando por los carriles alrededor del Guadalhorce y en paralelo al aeropuerto, que recorrimos a la inversa durante el Reto 360º Solidarios, meses atrás.


Sobre el Guadalhorce
Llegamos a Alhaurín sobre las 6 de la tarde, con un recuperado Berbén que iba tirando del grupo, que entró en paralelo a la Plaza de España; Paco Contreras y yo cerrábamos la comitiva, este momento era de ellos.


¡Primer objetivo superado!

La llegada fue muy emotiva, aunque se echó de menos una mayor presencia en meta, o algún avituallamiento o detalle con estos héroes.

Mark y Berbén dormirían en casa tras casi 2 semanas fuera, y tras cenar y tomarnos algo, Eltziar, Tenllado y yo, en la autocaravana, de la que me vine corriendo a casa esta mañana (hay trabajo, y eso es lo primero siempre).

Fue un placer compartir con ellos esa decimoquinta parte de su inmenso reto, y me dio una grandísima envidia (sana) no haber podido realizarlo con ellos íntegramente; o al menos intentarlo, porque desde luego hay que estar al 110% para afrontar semejante hazaña... ¡Un reto para no olvidar jamás!

Si queréis seguir las últimas etapas no tenéis más que meteros en su Facebook o Twitter, y si queréis colaborar con la causa solidaria podéis hacerlo con una donación a Proem-Aid en CCC ES49 1491 0001 2021 7549 1022.

Un abrazo a todos, y sobre todo, fuerza para nuestros héroes.


Comentarios