Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como 101km24h

XX La Legión 101km 24h

Soy una persona muy metódica, por lo que me gusta siempre nombrar a mis crónicas por el nombre y edición de la prueba a fin e tenerlas bien clasificadas y ordenadas; si no fuese así, esta se titularía "crónica de una retirada anunciada".

Ya lo anticipaba ayer... Mi pie izquierdo sigue dando problemas tras 2 semanas y no sabía lo que llegaría a aguantar...

XIX La Legión 101km24h

En mi debut cometí muchísimos errores, sufrí más que nunca hasta ese momento, y arrastrándome acabé; en mi segundo asalto el sufrimiento llegó a una nueva dimensión, y con muchísimo dolor tuve que abortar, tras medio año entrenando solo con la prueba en mente, en el kilómetro 50.

A medida que uno va haciéndose mayor va perdiendo la noción del tiempo, y aunque sigo siendo muy joven y tengo mucho que aprender, me sorprendí tras lo que parecía un suspiro, otro año más, en la cola de sellado de pasaportes del campo de fútbol de Ronda.

XVIII La Legión 101km24h

El año pasado cometí casi todos los errores posibles al afrontar mi debut en esta mítica prueba: entrenamiento insuficiente, falta de experiencia, exceso de material y sin embargo carencia de material fundamental (como las sales), carencia de estrategia, salida el mismo día de la prueba...
Todo ello hizo que en mi primera edición de los 101 kilómetros de Ronda acabase en 17 horas 7 minutos 10 segundos (5 horas 6 minutos los primeros en los primeros 50 kilómetros, 12 horas 11 minutos en los segundos 51), tiempo que estaba dispuesto a pulverizar en esa edición.


XVII La Legión 101km24h (recopilación)

Preámbulo


101 Kilómetros en 24 horas; Para algunos puede parecer un margen excesivamente elevado, para otras, una gesta al alcance de muy pocos, pero en lo que todo aquel al que le pido opinión sobre la prueba coincide, es en la dureza física y mental de un desafío de tales dimensiones.
En mi caso, he tenido casi 7 horas de margen sobre esas 24 horas, pero de las 11 que me planteaba alcanzar me he quedado más que lejos.
Era una marca muy ambiciosa y tuve errores de principiante yendo a un ritmo, que en ese momento me parecía cómodo, muy superior al que debía mantener.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Epílogo

Alameda del Tajo, 04:07. Meta.
Ya era Cientounero.
Me costaba creérmelo, tras unos minutos más pasadas 17 intensísimas horas, las más intensas de mi vida, había logrado cruzar la meta.
De nada importaba que mi idea inicial fuese hacerlo en 11 horas, cruzar aquella insignificante línea en el suelo, esos milímetros que separaban a los aspirantes de los cientouneros, fue grandioso.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - El retorno del Corredor Errante

Inmediaciones del Cortijo de la Mania, 01:49. Kilómetro 92.

No se cuanto tiempo estuve tumbado en aquel camino, pero se me pasó rápido mientras charlaba con ese buen samaritano que me había socorrido.
El corredor que me había tomado el pulso me dijo que, en una situación normal, hubiese asegurado que estaba a punto de colapsarme, ya que el pulso lo tenía disparado, pero que con tute que llevábamos encima puede que "no me fuese a pasar nada". 
Tras comprobar que el otro corredor estaba a mi cargo, se fue, deseándome suerte.


La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Evacuación inminente

Cuartel, 21:15. Kilómetro 75,4.

Tras más de 11 horas en movimiento (corriendo menos de 6, para ser sinceros) uno piensa de forma diferente, básica.
Entre eso y que la noche ya había llegado, pese a que vi entrar al equipo de mujeres militares al cuartel, en principio me lo pasé de largo; no reparé en cómo podría ser un cuartel, y llevaba rato buscándolo.

Hasta que no vi corredores saliendo sonrientes del cuartel y les pregunté, no caí en qué ese era el edificio que llevaba tanto tiempo en mi mente, aún sin haberlo visto nunca.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - El Marchador Errante

Cercanías de Setenil de las Bodegas, 17:21. Kilómetro 57,4.

Hace calor. Mucho calor.

Me saco los auriculares de los oídos, inertes; El móvil se ha apagado, continúo solo y en silencio.
Comenté a mis amigos que estuviesen sobre las 20:00 en Benaoján, y, si podían, que estuviesen a las 16:00 en Setenil, a fin de aligerar peso.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Bifurcación de caminos

Segundo control de pasaporte, 14:20. Kilómetro 34-35.

La breve parada en el puestecillo donde nos sellaron los pasaportes me sirvió para "hacer inventario".
Tenía mucha calor, sudaba profusamente y mi camelbak estaba casi agotado, me quedaban 2 bidoncitos con bebida a base de frutos secos y uno que estaba recargando con agua que iba vacío; La espalda me dolía moderadamente, especialmente hombros, del roce de las cinchas (había un poco de movimiento, el ajuste no era perfecto) y una piedrecita en el pie izquierda había comenzado a provocarme una ampollita, aunque aun no era preocupante.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Un equipo de dos

Inmediaciones del Pilar de Coca, 11:55. Kilómetro 10,5.

Tras recuperar pausadamente en el avituallamiento, ya que el calor comienza a hacer mella en mi cuerpo pese a que mi motivación sigue intacta, decidí pegarme al equipo del IV Tercio, a fin de mantener un ritmo uniforme y tener algo de compañía.


Como adelanté en la entrada anterior, alguien me saluda, y al girarme, me encuentro de frente con David y su buff de Buff.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Comienza la aventura

Estadio de fútbol de Ronda, 11:00. Kilómetro 0.
Tras unos eternos instantes el cohete que debía dar la salida explotó, marcando el instante con el que llevábamos tantos meses soñando.
El público jaleaba, el Speaker se dejaba el alma animándonos y comenzábamos a dar los primeros pasos, a restar los primeros metros a esos 101.000 que teníamos frente a nosotros.

La Legión 101km24h, Sábado y Domingo 10-11 de Mayo - Zafarrancho de combate

Estadio de fútbol de Ronda, 09:35. Salida.
Nunca un estadio de fútbol me había causado tanta impresión; Quizás no haya estado en los más importantes, no cabe duda, pero estoy seguro que en ninguno se ha acogido un evento del calibre de los 101 kilómetros de La Legión.
El ambiente era increíble, ciclistas, duatletas, marchadores y militares comenzábamos a entrar en el recinto, en el que varias estructuras militares nos daban sombra, así como un toro gigante (que a simple vista confundí con un elefante) y otras estructuras inflables.
La cabra paseaba por el césped, la bandera española se erigía en mitad del campo... Una imagen inolvidable, preludio de un día inolvidable.